ACEITE CURATIVO DE EMU CON ACEITE DE ÁRBOL DE TÉ

Emu Oil with Tea Tree Oil 15 ml

El bálsamo a base de aceite de Emú con aceite de árbol de Té, vitamina E y otros componentes de origen natural no es considerado curativo en vano. Debido a su alta capacidad de penetración, todos los componentes del aceite de Emú llegan a las capas más profundas de la piel, aumentando sus propiedades útiles.

Ver precio

Descripción

Aceite de Emu con Aceite de Arbol de Té.

Composición: Aceite de arroz, aceite de oliva, cera de abejas, grasa de emú, aceite de árbol de té, aceite de hueso de albaricoque, aceite de trigo germinado, aceite de almendra dulce, extracto de caléndula, vitamina E.

El bálsamo a base de aceite de Emú con aceite de árbol de Té, vitamina E y otros componentes de origen natural no es considerado curativo en vano. Debido a su alta capacidad de penetración, todos los componentes del aceite de Emú llegan a las capas más profundas de la piel, aumentando sus propiedades útiles.

La composición especialmente seleccionada mejora la circulación sanguínea local, relaja los músculos, favorece la cicatrización de heridas, la regeneración de la piel, la eliminación del dolor y ayuda en las quemaduras de diferente origen (térmica, química, solar). El uso prolongado del bálsamo normaliza la secreción de las glándulas sebáceas y mejora la estructura y el aspecto de la piel. Gracias al aceite de árbol de Té y la caléndula, que se utilizan en cosméticos como anti-inflamatorios, desinfectantes y curativos de las heridas, el bálsamo tiene un efecto positivo en las irritaciones y en los procesos inflamatorios de la piel.

El aceite de árbol de Té es un aceite curativo. Tiene propiedades que los aborígenes australianos conocían desde hace siglos. Las hojas de esta planta se utilizan para la curación de heridas, teniendo efecto inmunoestimulante, antibacteriano y antiviral. Debido a sus propiedades perfectamente combinadas, ayuda a curar quemaduras, cortes, picaduras de insectos, acné, herpes. También alivia la fatiga, suaviza y nutre la piel, mejora la elasticidad de las paredes de los capilares, mejora la circulación sanguínea, elimina la hinchazón y las redes varicosas superficiales.

La cera de abejas, otro de los componentes del bálsamo, se absorbe muy fácilmente por la piel, aportándole un aspecto liso y suave. La cera es buena para la piel porque se asemeja por su composición a muchos componentes de la grasa de la piel. La cera contribuye a la formación de una película sobre la superficie de la piel, evitando así su deshidratación.

La vitamina A y los Carotinoides contenidos en el bálsamo brindan un impacto positivo en la regeneración de los tejidos epiteliales.

La vitamina E, «vitamina de la belleza», protege la piel de los radicales libres y previene el envejecimiento prematuro y las arrugas, proporciona a la piel oxígeno y humedad garantizando su frescura y elasticidad.

El aceite de granos germinados de trigo y de huesos de almendra y albaricoque son unafuente de ácidos grasos insaturados, minerales, vitaminas y otros nutrientes. Junto con la grasa de Emú reducen la irritación y la inflamación, tienen un excelente efecto calmante, hidratante y regenerador.